Novedades Mercantiles 2019

11 de Enero de 2019

Modificaciones en la Ley de Sociedades de Capital

 

El pasado 30/12/2018 entraron en vigor las modificaciones de la Ley de Sociedades de Capital (en adelante, LSC), operadas mediante la Ley 11/2018, de 28 de diciembre, de entre las cuales destacamos las siguientes de forma breve y resumida:

 

Modificación del Art. 62 LSC. Acreditación de la realidad de las aportaciones.

 

Con esta modificación en las constituciones de Sociedades Limitadas no se requerirá que los socios fundadores aporten el certificado bancario que acredite sus aportaciones, sino que con la mera manifestación de que los mismos responderán solidariamente frente a la Sociedad y frente a los acreedores sociales de la realidad de dichas aportaciones, será suficiente.

 

• Modificación del Art. 253 LSC. Formulación de cuentas anuales.

 

Los órganos de administración de las sociedades de capital cuyo número de trabajadores supere los 500, tengan la consideración de entidades de interés público o durante dos ejercicios consecutivos cumplen con dos de los siguientes requisitos, a saber:

 

- Disponen de partidas de activo valoradas en más de 20 millones de euros.

 

- El importe de la cifra anual de negocios es superior a 40 millones de euros.

 

- Y/o el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio supera los 250.

 

En este caso deberán incluir en el informe de gestión de las cuentas anuales, el estado de información no financiera, que contenga información relativa, por lo menos, a cuestiones medioambientales y sociales, así como relativas al personal, al respeto de los derechos humanos y a la lucha contra la corrupción y el soborno.

 

• Modificación del Art. 276 LSC. Momento y forma de pago del dividendo.

 

Se añade un plazo máximo de doce meses para el abono completo de los dividendos, a contar desde la fecha del acuerdo de la junta general para su distribución.

 

• Modificación del Art. 348 bis LSC. Derecho de separación en caso de falta de distribución de dividendos.

 

Hasta la fecha la ley permitía que, a partir del quinto ejercicio a contar desde la inscripción en el Registro Mercantil de la Sociedad, el socio que hubiera votado a favor de la distribución de beneficios sociales tenía derecho a separarse si en la junta general no se acordaba la distribución como dividendo de, al menos, un tercio de los beneficios propios de la explotación obtenidos durante el ejercicio anterior, que fueran legalmente repartibles.

 

Ahora bien, la nueva redacción establece que salvo disposición contraria de los estatutos, transcurrido el quinto ejercicio a contar desde la inscripción en el Registro Mercantil de la Sociedad, el socio que hubiera hecho constar en el acta su propuesta por la insuficiencia de los dividendos reconocidos tendrá derecho a separarse en el caso de que la junta general no acordara la distribución como dividendo de, al menos, el veinticinco por ciento de los beneficios obtenidos durante el ejercicio anterior que sean legalmente distribuibles siempre que se hayan obtenido beneficios durante los tres ejercicios anteriores. No obstante, se regula una excepción, y es que no existirá el derecho de separarse si el total de los dividendos distribuidos durante los últimos cinco años equivale, por lo menos, al veinticinco por ciento de los beneficios legalmente distribuibles registrados en dicho periodo.

 

Asimismo, se añade un párrafo que establece que será necesario el consentimiento unánime de los socios para la supresión o modificación de la causa de separación regulada en el apartado anterior.

 

El mismo artículo aprovecha para ampliar los supuestos en los que no será de aplicación el artículo.

 

BàsicGRUP queda a su entera disposición para ampliar cualquier aspecto que pudiera ser de su interés relacionado con las novedades mercantiles objeto de modificación.